Uncategorized

Lo que sientes, tú vibras. Lo que vibras, tú atraes.

¿Cuántas veces te ha pasado que ocurre algo que habías estado pensando constantemente?

Pues bien, eso es justo lo que llamamos Ley de la Atracción. El Universo está formado de átomos que vibran de acuerdo a frecuencias por lo que podemos decir que, físicamente, todo es energía y la energía no se crea ni se destruye únicamente se transforma.

Tus pensamientos constituyen una forma de energía que vibra a una velocidad determinada en función del nivel de intensidad emocional que acompañe al pensamiento.

Cuanto más emocionado o temeroso estés, más rápidamente tus pensamientos atraerán hacia tu vida personas y situaciones afines.

Nada es coincidencia en esta hermosa vida y tus amigos, tu familia, tus relaciones, tu trabajo, tus obstáculos y tus oportunidades han sido atraídos hacia ti por tu modo habitual de pensar en cada una de estas áreas.

La ley de atracción se basa en la idea de que el ser humano es un imán viviente de cada uno de los pensamientos que constantemente se repite en su diálogo interno. Muchas veces podemos creer que decimos y hacemos cosas positivas pero si no alineamos nuestras emociones  con nuestras acciones y pensamientos, seguramente, el Universo nos enviará lo que pensemos en su mayoría. Por lo que si te la pasas pensando que eres merecedor de  amor pero haces todo para que la gente se sienta amada porque te sientes triste, probablemente la señal que estés enviando al Universo es que te envíe a personas que concuerden con tu pensamiento con respecto a tu pensamiento negativo. Y,  de forma inevitable, llegarán a tu vida aquellas personas y situaciones que estén en armonía con tus pensamientos dominantes.

Cuando mantienes un pensamiento durante un tiempo, éste se transmite al Universo.

Ese pensamiento se adhiere magnéticamente a una frecuencia de lo semejante y en cuestión de segundos te devuelve la lectura de esa frecuencia a través de tus  emociones.

Dicho de otro modo, el Universo se comunica contigo a través de tus emociones  para decirte en qué frecuencia te encuentras en este momento. Así es, el Universo no siente tus palabras, el solo entiende cómo estás vibrando pues todo es energía.

Es muy importante mencionar que los pensamientos casi siempre van acompañados de una emoción misma que, para que tu vibración se sintonice en positivo, es necesario que comiences a transmutar las emociones negativas en positivas.

El entusiasmo, la felicidad, la gratitud, el amor atraen toda cosa buena a tu vida, porque cuando te sientes de esa manera, vibras alto.  Si te sientes bien y tienes emociones positivas es un síntoma de que tus pensamientos comienzan a tornarse más positivos que negativos.

Todo lo que conforma hoy tu vida es, en su mayoría, gracias a  tu forma de pensar.

La ley de atracción  está presente y actúa en todos los momentos de tu día a día. Actúa en todas partes y siempre. Puedes tener más, ser más y hacer más porque puedes modificar la manera en la que hasta ahora has conducido tus pensamientos.

Podrías comenzar a entrenar  tus pensamientos dominantes por medio de pequeños ejercicios mentales. Puedes auto disciplinarte enfocando tu mente a que genere, poco a poco, ideas positivas acerca de las cosas que quieres obtener en tu vida personal o profesional. 

Una vez que tu mente comprende que el pensar positivo permite que lo bueno llegue por añadidura, se volverá un hábito el generar ideas de luz que atraigan hechos y personas cargadas de energía positiva.

Sabes cuándo llegan esos sentimientos y emociones positivos,  porque te sientes bien, vigoroso y liviano.  Es imposible sentirse bien y tener pensamientos negativos al mismo tiempo.

Si te sientes bien derivado de los pensamientos en positivo, estás en el camino correcto y estás emitiendo una poderosa frecuencia que atraerá más cosas buenas que harán que te sientas bien, por lo tanto, estás vibrando alto y eres capaz de lograr cualquier cosa que hayas soñado.

Concéntrate en ser quién eres en el fondo de tu ser, regálate transparencia y brillo. Cuando comienzas a irradiar tu luz, esa que habías dejado muy enterrada por pensamientos negativos, empiezas a realizar cada una de las cosas que creías que ya no querías,  inicias tu día con una sonrisa y las cosas buenas comienzan a llegar.

Atraes a quienes sí  tienen algo que aprender y también algo que enseñarte. 

Si te resonó, abrígalo en tu corazón.

Te abrazo en luz

Escrito por:

Sugey Salazar Álvarez

Angelóloga

Coméntanos qué te pareció esta lectura y compártela para que más personas comiencen a vibrar alto en este periodo de cuarentena y alcanzar sus sueños. ¡Hasta luego!

3 comentarios en “Lo que sientes, tú vibras. Lo que vibras, tú atraes.”

  1. Me encantó la lectura. Tengo 2 meses que me inicie en el mundo fascinante de la meditación y de la Ley de la Atracción… Procuro meditar hasta 3 veces al día… Muchas gracias

    Me gusta

  2. Me EN-CAN-TÓ !!! No me canso de decirlo , Su , eres y tienes una capacidad extraordinaria como ser humano en todo aspecto !!! Soy tu Fan !!! Tan agradecida de haberte re-encontrado amiga =) Tiempos Perfectos de Luz y de Atracción =D

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s