Uncategorized

“Día del Niño” en Cuarentena.

Con el tiempo que llevamos ya en cuarentena hemos experimentado cambios en varios aspectos de nuestra vida, no escapan de ellos los festejos que para nosotros los mexicanos, son fechas que no podemos dejar pasar simplemente como otro día más. Los cumpleañeros por ejemplo, han tenido que reinventar la manera de celebrar su día en el encierro e incluso lejos de la gran familia que suele reunirse por lo menos un rato para partir el pastel y cantar las mañanitas.

Hoy en nuestro país, tenemos en vísperas la tan esperada celebración del día del niño. En las escuelas por supuesto, se llevarían a cabo actividades lúdicas y de esparcimiento para gusto y deleite de los pequeñines; las actividades académicas quedarían en segundo plano por este día para dar paso a la diversión, a las sonrisas y a la alegría que inunda los patios y los salones escolares. Los niños recibirían de parte de sus maestros algún lindo detalle; en fin todo es alegría. Incluso una vez terminado el horario escolar, ya estando en casa, los papás solemos igualmente homenajear de la manera que nos es posible (o sencilla) a nuestros hijos: un pastel para compartir en familia, su comida favorita, algún postre de su agrado, o bien un  juguete: el último que vió (en los interminables comerciales de la televisión) y que pensamos que esta vez sí jugará con él horas y horas sin aburrirse.

Y es que !no es para menos celebrar el día del niño! Pues el reconocimiento que la infancia merece por la sociedad es realmente reciente; apenas en el año de 1925 se proclamó por primera vez por las organizaciones internacionales, el Día Internacional del Niño, y fue dedicado a la fraternidad y a la comprensión de la infancia del mundo; y es que este punto es crucial para la niñez: comprender al niño, sus necesidades, su emociones, sus preocupaciones, sus gustos y sus desilusiones, sus etapas de desarrollo, entre otras tantas cosas más que lo conforman; en realidad hemos avanzado muy poco en ese campo; porque lo cierto es que la infancia aún sufre o quizás sufre más que en otros tiempos, los estragos del ritmo de vida de los adultos.

Existe hoy por hoy demasiada exigencia “allá afuera” que logra distraernos fácilmente de lo esencial; hay demasiado estímulo, demasiadas ocupaciones y muy poco tiempo como para voltear la mirada hacia nuestros hijos, cuando son ellos en realidad, lo esencial en nuestras vidas y nosotros en la de ellos. Cabe preguntarnos ¿quién se hace cargo entonces de lo esencial? ¿A quién lo delegamos?

Hoy la celebración será diferente, lo queramos o no. Sin embargo creo firmemente que vivir este día del niño en medio de una cuarentena es una oportunidad de oro para recuperar (o al menos comenzar a hacerlo), eso que hemos perdido con  nuestros hijos y que es una de sus necesidades básicas: la conexión.

Todos los seres humanos tenemos la necesidad innata de conectar con otros, somos seres sociales, y en especial anhelamos siempre en lo más profundo conectar con los seres que amamos. Pero esta necesidad se ha adormecido con el ajetreo habitual de las obligaciones cotidianas, y no deseo que se malentienda, no se trata de desentendernos de ellas y ponernos a jugar todo el día con nuestros hijos; esto va más allá. Se trata de regalar presencia con conciencia, de intercambiar sonrisas sinceras y espontáneas que nazcan desde el corazón y no de la razón. Se trata de que entremos realmente al mundo de nuestros hijos para comprender la magia que hay en la infancia que hace que la cosa más sencilla pueda ser extraordinaria por la forma en que la experimentamos en compañía del otro.

Pero para que esto ocurra tendremos que bajarnos de nuestro pedestal de adultos que sólo da órdenes y emite juicios, y permitirnos nosotros mismos conectar con nuestro propio niño interior, y a través de esa inocencia conectar en un juego propuesto por el niño; sin juicios, sin expectativas, sin órdenes o indicaciones de cómo se hace; es decir, en un juego libre desestructurado que permita que nuestra imaginación aflore y conecte con la de nuestro hijo. Lo sé, esto no es tarea sencilla cuando nosotros mismos estamos desconectados de los recuerdos de la infancia vivida; un intento por recordar lo que nos gustaba jugar y cómo nos hacía sentir puede ayudar mucho.

Entonces te propongo que hoy que toca permanecer encerrado, sin más interacción que con los propios miembros de nuestra familia y en contacto diario y constante con nuestros hijos; te reinventes en la forma de celebrarlo jugando a ser niño tú también; si está en tus manos agregar lo tradicional (juguetes, pastel, dulces, etc) será magnífico para el niño, pero que te permitas involucrarte con él en un juego libre sin reglas específicas (claro la seguridad siempre es prioridad), eso será mágico y será un regalo que créeme tu hijo nunca olvidará.  Y además nutrirás la conexión entre ustedes, porque para poder conectar con el otro necesitas salir de tu zona de confort, ser flexible y dejar de querer que sea a tu manera y bajo tus reglas, el deseo genuino de conectar implica entrar al espacio del otro donde su imaginación crea su mundo, bajo sus propias reglas; es un poco abandonarte a ti mismo y permitir estar en la creación del otro.

En fin, te invito a que este día celebres diferente, y los ingredientes que te propongo son: conexión, permiso, presencia, flexibilidad e inocencia: los mejores regalos para un niño.

¡Feliz día del niño!

Escrito por:

Lic. Olga Cruz

Facilitadora en “Método Paternidad Efectiva”.

Coméntanos que te parecieron estos consejos y comparte este artículo para que más personas sepan como hacer un día del niño especial, esta cuarentena. ¡Hasta luego!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s